FSIE asistió en la persona de su Secretariao General, Jesús Pueyo Val, al 39 Congreso de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), celebrado en Benalmádena (Málaga) el pasado 20, 21, 22 y 23 de octubre.
 
El Congreso al que asistieron cerca de 600 profesionales estuvo presidido por el lema “Excelencia educativa, una referencia europea”.
 
Las mesas de trabajo principales fueron el análisis de los resultados de las evaluaciones educativas, entre ellos los informes PISA, McKinsey y el “Informe de libertades”; y cómo éstos influyen en la mejora de los sistemas de enseñanza.
 
De enorme interés por su contenido fueron las ponencias realizadas por Dña. Gloria Macías-Lizaso, D. José Luis Gaviria y D. José Manuel Lacasa sobre aspectos relacionados con Pisa y, finalmente Dña. Inger Enkvist que departió sobre los sistemas educativos de Finlandia y Suecia.
 
Antonio Rodríguez-Campra, presidente de CECE, recordó que los docentes necesitan “reconocimiento social y económico” y planteó que los futuros profesores y maestros, “deberían ser lo que tuviesen mejor currículum académico, como sucede en otros países europeos”.
 
Además, durante el congreso también se trabajaron otros temas, más concretos y sectoriales en mesas de trabajo específicos  en las que se tratarán aspectos concretos de Educación Infantil, la Formación Profesional, la Tecnología en la Escuela y el Multilingüismo.
 
Las Comunidades Autónomas también fueron protagonistas en las habituales mesas de debate de los congresos de CECE. Esta vez se los representantes de las diferentes Comunidades Autónomas debatieron sobres estos dos temas: "La mejora de los sistemas educativos autonómicos" y "La escuela privada en las Comunidades Autónomas".
 
 
 
CONCLUSIONES
 
Como punto final del 39 Congreso, el resultado son las siguientes conclusiones:
 
1.       La CECE apuesta por llevar adelante proyectos de calidad en las escuelas, para que se transformen de ese modo en centros excelentes capaces de formar a las personas que la sociedad necesita para abordar los nuevos tiempos.
 
2.       La necesidad de afrontar de modo eficaz el fracaso escolar hace precisas nuevas soluciones que partan de la experiencia en buenas prácticas que poseen tantos centros de la Confederación.
 
3.       La CECE solicita a las Administraciones educativas redimensionar el conjunto de centros sostenidos con fondos públicos en función de la demanda social, de modo que autoricen las ampliaciones de aulas concertadas para satisfacer situaciones que lo precisen.
 
4.       Se debe conseguir una educación de calidad, con una legislación que asegure un tratamiento normativo homogéneo en todas las CCAA.
 
5.       El liderazgo basado en la capacidad y la experiencia, junto a medidas de evaluación y seguimiento de resultados se muestran las mejores soluciones para orientar el sistema educativo en estos tiempos de crisis.
 
6.       La necesidad de conseguir resultados de excelencia en la escuela pasa por una mejora importante de los principales agentes del sistema educativo: impulsar que los profesores actúen en el marco de proyectos educativos que faciliten el trabajo en equipo, y recibir la formación adecuada a las exigencias de los nuevos tiempos.
 
7.       La importancia de unir esfuerzos entre familia y escuela en esta etapa de la vida de la sociedad, debe concretarse en un esfuerzo mayor por facilitar la libertad de elección de los padres, conseguir que éstos puedan apoyar con su impulso y los medios adecuados los proyectos que juzguen de interés para sus hijos, y eliminar todas las trabas para que esa cooperación educativa sea posible.
 
8.       La enseñanza de los idiomas, el desarrollo tecnológico, el aprendizaje temprano, con la consolidación de la escuela infantil, y los demás sucesos que renuevan la imagen del sistema educativo, precisan de soluciones diversas: formativas, económicas, estructurales, que permitan a los centros educativos de todo tipo desenvolverse en el nuevo espacio que se va concretando.
 
9.       Una sociedad que promueva el espíritu emprendedor, en tiempos tan complejos como los que vivimos, precisa de un sistema de formación profesional ágil, bien estructurado, con financiación adecuada, donde los centros todos de formación profesional se transformen en lugares de orientación, aprendizaje y reconocimiento de las competencias, y donde las familias vean asegurado el futuro de sus hijos.
 
10.    La educación especial se manifiesta herramienta indispensable para la inserción social y cultural de los discapacitados. Por ese motivo las Administraciones deben proveer a dotar a esos centros de las herramientas y recursos que necesitan para su adecuado funcionamiento en servicio de las familias.