isabel celaa 1 640x384El pasado viernes 26 de octubre el Ministerio de Educación y Formación Profesional publicaba en su web una consulta pública previa al anteproyecto de Ley orgánica de modificación de la actual Ley de Educación. Antes de la finalización del plazo para presentar sugerencias y aportaciones, el próximo día 10 de noviembre, FSIE remitirá un documento con sus propuestas aunque tras revisar el documento, adjunto al final del texto, y a tenor de los últimos acontecimientos nuestra confianza en que sean tenidas en cuenta es nula.

El Ministerio de Educación desecha cualquier posibilidad de Pacto Educativo al proponer modificaciones que ni ha dialogado ni consensuado con la comunidad educativa. El PSOE abandonó hace unos meses las conversaciones sobre el Pacto con la excusa de que el PIB dedicado a educación debía ser del 5% y el PP no accedía a su petición. Ahora que Gobierna el PIB sigue siendo el mismo y no propone su mejora.

Todo indica que el Gobierno, teniendo las elecciones autonómicas tan cerca y ante la posibilidad de que su legislatura sea de corta duración, va a realizar una serie de modificaciones que atienden únicamente a sus intereses partidistas.

Entre los temas a modificar, como no, de nuevo la Religión, la coeducación y la limitación de la libertad de elección de los padres para llevar a sus hijos al centro que deseen y que mejor se adapte a sus necesidades y convicciones.

Las modificaciones que se proponen no son las más importantes para mejorar el sistema educativo que necesita una Ley en profundidad, estable y consensuada a nivel político y social.

La ambigüedad e inconcreción intencionada del texto presentado por el Ministerio nos hacen presagiar que lo importante y lesivo para la enseñanza concertada vendrá cuando se conozca el articulado. En el documento no se hace mención alguna a los profesionales, y menos de la concertada y privada, como tampoco se incluye ninguna referencia a la actualización de una justa financiación de los conciertos, adecuada al coste real, para garantizar la gratuidad de la enseñanza y acabar con el problema de las cuotas voluntarias a las familias. Parece ser que nada de esto se considera necesario para mejorar el sistema educativo.

Desde FSIE continuaremos trabajando para conseguir que las necesidades reales tanto de los trabajadores del sector de la educación concertada, privada y de atención a las personas con discapacidad como de las familias sean atendidas y para lograr así el sistema educativo eficiente y de calidad que la sociedad demanda.

Documentos relacionados:

Documento Reversión LOMCE.pdf