Pin It

Este fin de semana hemos asistido a una enorme ceremonia de confusión entre miembros del Gobierno con declaraciones de unos y desmentidos de otros. La incertidumbre y las decisiones sorpresa siguen presidiendo el panorama económico español y eso no es nada bueno. 

FSIE ha exigido desde el principio claridad en los planteamientos y en las medidas a adoptar para salir de la crisis. FSIE criticó y sigue criticando las actuaciones erráticas y sobre todo el hecho de que seguimos sin saber exactamente en qué situación nos encontramos, qué es lo que se nos exige desde Bruselas y qué se va a hacer para cumplir con todo lo que se nos pide.
 
El próximo día 30 de abril, España “pasa nuevo examen en Bruselas” y está claro que no íbamos a aprobar. Se nos han exigido otros 10.000 millones de euros de recorte y no sabemos si son los últimos o habrá más.
 
Parece ser, por informaciones que circulan, que Bruselas habría planteado a España la necesidad, con carácter inmediato, de subir el IVA, reducir las pensiones, reducir el salario de los funcionarios y el número de los mismos.
 
El Gobierno ha decidido recortar en sanidad y educación. De los 10.000 millones que suponen este nuevo recorte, 3000 corresponden a educación.  Sin concretar aun las medidas, todo apunta a que pueden girar en torno a dos grandes decisiones:
 
·         Incrementar el número de alumnos por aula.
Se podría llegar a subir la ratio alumnos/aula hasta 35 alumnos. Con esta medida el Gobierno ahorraría dinero intentando no tener que crear nuevos centros, no abrir nuevas aulas, no tener que contratar interinos o incrementar el número de funcionarios mediante la oferta pública y reducir en su caso aulas que no alcancen esas ratios promoviendo el agrupamiento de alumnos. A este incremento de alumnos por aula hay que sumar el descenso experimentado en el índice de natalidad de estos últimos años lo que hace prever un descenso en el número de alumnos en infantil a partir del próximo curso.
 
·         Incrementar las horas lectivas de los profesores.
Parece que esta medida, en principio, solo afectaría a los funcionarios. Se subiría con carácter general a todos ellos las horas lectivas hasta el máximo permitido en la Ley para los de Secundaria (21h lectivas) y para los de Infantil y Primaria (25h). Se disminuye el número de interinos y el de funcionarios al no cubrirse con nuevos funcionarios la mayoría de jubilaciones. Esta medida y quizá también la primera entrará en colisión con las competencias autonómicas.
 

Por ello FSIE exige a los responsables políticos que expliquen con claridad la situación en la que se encuentra nuestro país y que expliquen claramente qué medidas se van a tomar a la hora de aplicar estos recortes en educación. FSIE seguirá defendiendo y pidiendo, tanto al gobierno como a todos nuestros políticos, que cumplan su compromiso de invertir en educación para asegurar el futuro del país e introduzcan medidas que realmente dignifiquen y reconozcan el trabajo de todos los profesionales de la educación.